Cine: “Nivel 13”

Publicado: 02/11/2009 de jandrostark en Cine Internacional, Películas
Etiquetas:, , ,

Podría resumir la pelicula de un modo simple en “Sci Fi de lo mejor del siglo XX”, pero creo se quedaría algo corto con respecto al común de mis entradas, por ello (y también guiado por un amigo que me dijo que mis entradas peyorativas siempre eran extensas y las de cosas “buenas” no) describiré el por que en un texto sustancialmente más largo.

nivel13

Extrenada poco después de la apabullante “Matrix”, trata un tema similar desde una perspectiva mas seria, sin artes marciales de por medio (lo cual no dice que no haya acción) y con una trama más cuidada y sin artificios como “pirulas de colorines”. Con esto no penséis que no me gusta la primera parte de la mencionada obra, pero no creo ni con mucho que plasme, como intentan vender algunos, los mitos de Platón sobre la cueva o una mezcla de religiones y formas de espiritualidad. Para mi la “matriz” es una película de acción pura y dura con cierto contenido de Sci Fi (alto contenido, vale) pero prima demasiado su lado “Señor Anderson le ví a petar a usté con toda su Nebuchanezer”.

Sin embargo la olvidada por el gran público “Nivel 13” es una gran película de Sci Fi (mientras escribo esto estoy buscando la novela en la que se baso para leerla “Simulacron 3”) donde la realidad, la ficción, el alma… todo tiene su paradoja, su duda y su objetivo, todo rematado con un resultado final tremendamente digno y con un plantel del que no tengo queja alguna ni el plano femenino, dónde tan crítico suelo ser.

TITULO ORIGINAL The Thirteenth Floor
AÑO
1999
DURACIÓN
120 min. Trailers/Vídeos
PAÍS
DIRECTOR Josef Rusnak
GUIÓN Josef Rusnak & Ravel Centeno Rodríguez (Novela: Daniel Galouye)
MÚSICA Harald Kloser
FOTOGRAFÍA Wedigo von Schultzendorff
REPARTO Craig Bierko, Gretchen Mol, Vincent D’Onofrio, Dennis Haysbert, Armin Mueller-Stahl
PRODUCTORA Centropolis Entertainment. Productor: Roland Emmerich

La trama comienza en 1937, un hombre acaudalado escribe una carta sobre “la verdad” a un amigo, desconocido, que ha de pedirle la nota a un camarero de un hotel, ya que algo malo se acerca. Tras salir del hotel se dirige a una casa, en una zona más deprimida de lo esperado, donde un extraño suceso es reflejado en sus ojos, lo que trae de vuelta la consciencia del hombre de 1937 al 1990.

El “saltador temporal” es un científico, un experto en informática y cibertrónica, que a desarrollado un universo paralelo en un servidor, una realidad alternativa sita en 1937, pero que podría expandirse más allá a niveles ilimitados, pero eso su hallazgo no es algo que le traiga la felicidad durante mucho tiempo, ya que poco después de su vuelta es asesinado.

Bien, a partir de aquí se entremezclarán entre dos y tres tramas, la principal inicialmente será saber quien mato al científico, la secundaria será saber cual era el mensaje y a que se refería (ligada directamente a la primera pero sin nada realmente que ver en el transcurso) y una tercera que se irá descubriendo poco a poco, que es la “verdad”.

El segundo de la compañía se despierta en casa, hombre a que iba dirigida la misiva, y descubre una camisa ensangrentada, tras ello un policía (Dennys Haysbert del que tengo hablado por aquí) lo llama para que identifique el cadáver de su jefe y amigo. Para empezar a liar la “realidad” la hija desconocida del magnate informático también aparece en escena.

Mientras la policia acorrala a un presumiblemente inocente, este se dedica a recorrer en el mundo “falso” los pasos de su amigo para recuperar la información perdida, y aquí tenemos el punto de inflexión. Uno de los habitantes de esta simulación ha descubierto que no es real, volviendo claramente loco, el problema reside cuando en el mundo real también descubrimos que es una simulación.

Lo demás lo dejo al visionado, ya que aunque precedible en casi todo el desarrollo, es una película realmente buena, digna de verse, con un D’onofrio brutal, un Bierko igual de bueno y con un resto del plantel que desarrolla unos mundos totalmente creíbles con un presupuesto escaso pero que da realmente un buen resultado.

Como único apunte del final… ¿será abierto?

Como apunte para quien no conozca el mito de la caverna:

Platón describió en su mito de la caverna una gruta cavernosa, en la cual permanecen desde el nacimiento unos hombres hechos prisioneros por cadenas que les sujetan el cuello y las piernas, de forma que únicamente pueden mirar hacia la pared del fondo de la caverna y no pueden escapar. Justo detrás de ellos, se encuentra un muro con un pasillo y, seguidamente y por orden de lejanía respecto de los hombres, una hoguera y la entrada de la cueva que da al mundo, a la naturaleza. Por el pasillo del muro circulan hombres cuyas sombras, gracias a la iluminación de la hoguera, se proyectan en la pared que los prisioneros pueden ver.

En este mito, el ser humano se identifica como los prisioneros. Las sombras de los hombres y de las cosas que se proyectan, son las apariencias, es decir, lo que captamos a través de los sentidos y pensamos que es real (región sensible). Las cosas naturales, el mundo que está fuera de la caverna y que los prisioneros no ven, son el mundo de las ideas, en el cual, la máxima idea, la idea de Bien (o verdad), es el sol. Uno de los prisioneros logra liberarse de sus ataduras y consigue salir de la caverna conociendo así el mundo real. Es este prisionero ya liberado el que deberá guiar a los demás hacia el mundo real, es el símbolo del filósofo.

La situación en la que se encuentran los prisioneros de la caverna representa el estado en el que permanecen los seres humanos ajenos al conocimiento; únicamente aquellos capaces de superar el dolor que supondría liberarse de las cadenas y volver a mover sus entumecidos músculos, podrán contemplar el mundo de las ideas con sus infrautilizados ojos.

Este tipo de alegoría, en la que pone de manifiesto cómo los humanos podemos engañarnos a nosotros mismos o forzados por poderes fácticos, es repetida durante la historia por muchos filósofos u otros autores, como Calderón de la Barca con La vida es sueño. Ejemplos más modernos pueden ser el libro Un mundo feliz (Huxley, 1932), la trilogía cinematográfica Matrix (especialmente la primera) o El show de Truman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s