Opinión: Google y las mujeres.

Publicado: 03/08/2012 de Sui Greene en Acontecimientos, Opinión

Hola a todos de nuevo. Hoy vengo a expresar, lo que he sentido y pensado cuando he visto el doodle de hoy. Sí, señoras y señores, hoy es 8 de marzo, día Internacional de la Mujer. ¿Y qué hace google? Una “G” con el símbolo femenino (¿y aquellas personas que no son biológicamente mujeres “normales” pero sí se sienten mujer? ahora no me voy a meter en eso, aunque también podría), una “o” que es un círculo rojo (me acusaréis de sacar los pies del tiesto y de ver cosas dónde no las hay, pero es que yo esta semana precisamente también tengo la regla. Como el doodle), y, lo que me ha parecido el colmo de los colmos, la segundo “o” es una flor, ¡una flor! Señores de Google, ¡soy alérgica a las flores! ¡y en cambio soy una mujer!

Lo que vengo a decir es que una empresa con tanto público, masivo, cuando tiene que homenajear a una mujer las dos primeras cosas que se le ocurren son: estrógenos y flores. Y esto no es pura casualidad. Esto es así en una medida grandísima en esta sociedad, los estereotipos nos inundan y, lo queramos o no, crean roles, como casi todo en esta vida: quien me diga que la estructura del imaginario colectivo no es una jerarquía no se lo ha pensado dos veces. En una sociedad, nos guste o no, no existe mayoritario y minoritario, existe canónico y marginal. Existen escalas. Existen luchas de poder. Y nosotras, las mujeres, que tanto homenajean hoy, estamos reducidas a las florecitas. Como somos mujeres a todas nos encantan los colorines, la primavera, nos gusta que nos las regalen porque todas somos muy románticas, somos débiles como las flores, pequeñitas, pero muy bonitas, todas las mujeres olemos bien.

Pues yo soy alérgica a las flores. No me gustan. Ni me gusta vestir como un arcoiris y siempre he preferido el otoño. ¿Soy menos mujer si no soy tan bonita como una flor? ¿Debo sentirme menos representada si no huelo bien a no ser que cada mañana, como todo ser humano, cumpla unas normas higiénicas?

Resumiendo, yo soy una persona. Y vosotras, mujeres que me leéis, sois personas también. Y los hombres que me leen también son personas. ¡Y somos todos iguales! Y eso no significa que estemos cortados por el mismo patrón. Eso significa que todos tenemos las mismas posibilidades de decantarnos por una u otra cosa. Todos tenemos los mismos derechos a tener unos u otros gustos, unas u otras preferencias. En el taller de reparación de la esquina puede atenderte una mecánica y tu coche estará perfectamente. Si te atiende un hombre en un salón de belleza no te preocupes, no es el fin del mundo.

No seré desagradecida, gracias a todos aquellos, incluido Google, que hoy se han hecho eco de este día en que celebramos la figura de la mujer, como un ser igual al hombre. Solamente pido aprender de los errores: la próxima vez, procuremos que queriendo hacer lo correcto dejemos de hundirnos en estereotipos que resultan, cuanto menos, irónicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s