Libros: “La Cúpula, otra ración de Stephen King”

Publicado: 04/08/2013 de jandrostark en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Desde hace mucho tiempo el hecho de que salga un libro de Stephen King es algo que se nota en mi casa, tanto mi novia como yo somos aficionados y hemos leído si no todos los libros traducidos, al menos una gran cantidad de los mismos, teniendo casi siempre lo que buscamos, entretenimiento de calidad sin tener que pensar mucho ni leer entre lineas, simplemente una historia bien narrada con personajes firmes y bien construidos.

La llegada de un reader a mi vida vino acompañada de unos cuantos libros en su interior, uno de ellos era el recién salido “La Cúpula”, que devoré rápidamente:

Imagen

  • Nº de páginas: 1136 págs.
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editoral: PLAZA & JANES EDITORES
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788401337529

La premisa de la historia queda clara rápidamente, el pequeño pueblo de Chester Mills queda rodeado de una barrera invisible que los aísla del mundo, la extraña “Cúpula” que los rodea queda perfectamente delimitada en sus fronteras con la otras localidades pero evita que nada o nadie entre o salga de la localidad.

Aunque partimos de una base con “porqués” desconocidos y obviamente sorprendentes, la novela toma eso como punto de inicio, lo que realmente nos va a importar es lo que los distintos personajes sufran y pasen durante los días de la Cúpula y sobre todo los “grupos” conformados al lado de las dos figuras más fuertes.

Dale “Barbie” Barbara:

Antiguo teniente en Irak y Afganistán abandona el ejército para intentar olvidar las atrocidades que hizo y dejó hacer con impunidad. Llega a Chester Mills  trabaja de cocinero hasta que el hijo del “alcalde” (lo explico abajo) y su grupo de amigos le dan una paliza, que es cuando decide marcharse del pueblo y aparece la Cúpula en su camino.

Durante los acontecimientos posteriores, al ser la única figura militar del interior, es nombrado Capitán y se le otorga la representatividad del gobierno, creándole problemas con Rennie y sus lacayos.

Sin duda alguna, de los 23 supervivientes, uno de los más lógicos en sus decisiones, siempre con un alto grado de bondad, y junto con el enfermero Eric “Rusty” Everett, mi personaje preferido.

James “Big Jim” Rennie:

El alcalde en la sombra y segundo concejal de Chester Mills, corrupto, mentiroso, avaricioso y pagado de si mismo hasta cotas indescriptibles, dueño de un concesionario de coches y “dueño” de las gentes del pueblo.

Cuando surge el problema de la Cúpula comienzan sus juegos de poder, su ida del control total y posteriormente se van descubriendo sus trampas y engaños, llegando al asesinato cuando se ve rodeado y sin salida.

Sus decisiones, casi siempre equivocadas aunque le salgan aparentemente como el quiere traen la desgracia a Chester cuando su laboratorio de meta y los enormes depósitos de propano robados a la ciudad explotan.

 

Desde luego, la magia y el terror gótico no tienen mucha cabida en la novela salvo en dos o tres elementos (que en esta, a mi parecer podrían sobrar) esto es el destripe del final, así que lee solo si quieres amigo lector.

Dale y su grupo van descubriendo a lo largo de la novela que la Cúpula tiene extraños efectos, un niño con gran intelecto y habilidad con la informática ayuda a rastrear zonas con posibles campos radiactivos, localizando uno donde una especie de pantalla de televisión parece ser el centro de todo el caos, pero son incapaces de moverla siquiera, no obstante al entrar en contacto ven que unos seres lo controlan, y se están riendo. 

Cuando Junior Rennie y su padre están en el apogeo de su locura y sus ansias de poder, Barbie y su grupo escapando y la situación es crítica un último elemento hace su aparición,  una conflagración monumental que quema literalmente el pueblo entero, dejando sin oxigeno a la zona que ya sufría efecto invernadero, contaminación y otra serie de problemas, la única salida, intentar hablar con los seres de la pantalla.

Ese elemento, a parte de la propia Cúpula, es lo único sobrenatural de la narración, quedando el resto del peso en los personajes, situaciones y casos, y citando a Hithcock, creo que se podría haber hecho un McGuffin, simplemente la Cúpula está y luego no está, usarla solo como vehículo y todo hubiera quedado más redondo, aún así he disfrutado mucho la novela.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s